Todavía tengo esperanza.

Viernes otra vez. Esta semana empezó con vanidades y coronas, siguió con canciones, después con noticias espantosas de México. Estos días estuvieron marcados por coincidencias, cosas  que traigo en mente de mi país, México y de la actualidad. Aquí en este blog trato de escribir de cosas ligeras “not too deep” pero a veces me gana el sentimiento y hoy siento necesidad de hablar de cosas más pesadas.

Seguramente ya se enteraron que la nueva Miss Universo es de México, y durante el lunes y martes fue la noticia internacional. Por fin una buena noticia, decían. No duró mucho. El miércoles recibimos noticias feas, 72 cadáveres de migrantes encontrados muertos en Tamaulipas…Fue noticia principal y la vida continúa. Hoy el periódico EL Universal de México publica una nota con una mujer migrante de El Salvador que vivió esto de cerca. Después de que pudo escapar, se atrevió a contar su historia a pesar de que la habían amenazado. Pero  las autoridades mexicanas ahora dudan de ella y la han dejado desprotegida. (leer la nota aqui. “Escalva de los Zetas cuenta su historia desde adentro.”)

Llega un bajón de moral. Da mucha pena y tristeza de saber que los mexicanos somos capaces de esto. Contra nosotros mismos, contra los migrantes. ¿Ahora con qué cara podemos reclamar nada ante las leyes de imigración de Arizona, o exigir un mejor trato para los indocumentados en Estados Unidos? Me da mucha vergüenza lo que está pasando en mi país. Pasa todos los días para los mexicanos, pero también, como dice la nota de El Universal, pasa en contra de gente migrante que se viene a otro país a buscar oportunidades, como yo, como mis amigos que vivimos en Estados Unidos. Aquí ya nos sabiamos algunas historias del cruce de la fronteras de centroamerica hacia Mexico para llegar a los Estados Unidos y nos da mucha pena.

Todos los que hablamos de esto nos cuestionamos y preguntamos ¿Cómo es posible que pase esto? Cómo se puede tener esperanza de que algo pueda mejorar y cambiar cuando cada día las noticias son mas macabras y oscuras? Qué nos queda esperar si parece que a nadie le importa y si no hay un plan para combatir esto?

Una persona muy querida para mi, que vive en el DF, me llamó y me dijo al inicio de esta semana “Ya no quiero vivir en México.” Es una persona exitosa, trabajadora, decente,  talentosa y creativa, con una carrera profesional brillante. Me dolió escuchar esto y me dolió no tener palabras de consuelo y de no poder alentarlo más. También me duele porque lo que él me dice es lo que me dice mi familia y mis amigos que viven allá.  Todo el mundo habla de esto.

Como por mera coincidencia (si es que ustedes creen en las coincidencias) mi abuela (la Mama Lilia para los que la conocen) y yo platicamos de las noticias y de repente me prestó un libro. “Deberías de leerlo.”  Así nomás. El libro se llama “El Hombre en Busca de Sentido” y es de Viktor Frankl. Frankl, psiquiatra y neurólogo judío en Vienna durante los años 30, fue prisionero y sobrevivió varios campos de concentración durante la segunda guerra mundial. Vivió en carne propia la brutalidad del ser humano en su máxima capacidad.

Describe el proceso de la mente ante el sufrimiento, la pérdida, el miedo, el dolor y el hambre, entre otras barbaridades. Pero también, en algunos de los pasajes mas hermosos que he leído en mi vida, describe la capacidad del ser humano para definirse a si mismo, inclusive en los momentos más horrendos y adversos que se puedan imaginar. Expresa que el hombre es un ser que puede encontrar un sentido positivo y de valor aun ante la presencia de una circunstancia desgarradora. No se puede explicar la capacidad de la bondad ni la maldad del ser humano.  Dice que esencialmente en la vida existen dos tipos de personas, las decentes y las indecentes. Su interés es más bien ver como el ser humano reacciona ante la vida y se refiere a su experiencia en los campos. No hay justificación ni explicación para el sadismo de los nazis, ni en nuestros días para las barbaridades de los criminales en Mexico, es simplemente el mal que es y punto. Pero llega a la conclusión de que todos nosotros tenemos la capacidad de hacernos responsables de nuestra existencia, y decidir si podemos encontrar la más mínima esperanza para seguir viviendo. Cuando se pierda la esperanza entonces si se pierde el sentido de la vida y no hay argumentos que puedan luchar contra esto. Cuando no hay esperanza, no hay vida.

Este libro es una joya preciosa. Si tienen oportunidad de leerlo, se los recomiendo. Es más, seré un poco más enfática que mi Mama Lilia. TIENES que leer este libro. Me llegó esta semana en el momento en que lo tenia que leer (lo lei toda la semana en el metro) y me dio esperanza para mi vida. Hoy quisiera compartir el libro con los mexicanos decentes, quienes siguen siendo la mayoría, que se niegan a dejarse vencer, y quienes quieren trascender este momento y estas dificultades.

“Debemos aprender por nosotros mismos y también enseñar a los hombres desesperados que en realidad no importa que no esperemos nada de la vida, sino que la vida espere algo de nosotros…Respondamos no con palabras, no con meditaciones, sino con el valor y la conducta recta adecuada. En última instancia, vivir significa asumir la responsabilidad de encontrar la respuesta correcta a las cuestiones que la existencia nos plantea cumplir, con las obligaciones que la vida nos asigna a cada uno en cada instante en particular.” (tomado de El Hombre en Busca de Sentido, Viktor Frankl, 1era. publicación en 1949. Editorial Herder , 2004)

2 thoughts on “Todavía tengo esperanza.

  1. Es una triste situación por la que atraviesa México. Las personas civiles ya ni saben que hacer, ya que desde la época de la Revolución no ha habido una anarquía como la que hay ahora.

    No sé que pasará en los siguientes años. Quisiera saber que el gobierno aun puede con el paquete, pero ya no lo sé. Sobre todo si de por sí los profesionistas se van de México buscando países donde si se invierta en educación, ahora con la inseguridad más profesionistas están buscando oportunidades en el extranjero.

  2. Este tipo de noticias también nos llega a España. Es un pais muy grande, complicado de gobernar. Pero hay ciertas actitudes que sólo cambiarán con un largo proceso educativo, un cambio de mentalidad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s